Jimmy Morales despliega al ejército para expulsar de Guatemala a la misión de la ONU que lucha contra la corrupción

Comparte con tus amigos...

Por Univision Noticias.

GUATEMALA – En el último capítulo del enfrentamiento del presidente guatemalteco con la Cicig, Morales decidió no renovar el mandato de la misión de la ONU y retirar las visas de sus funcionarios internacionales. El anuncio se conoce cuando el presidente enfrenta un tercer pedido de retiro de inmunidad para poder ser investigado por supuestos delitos electorales.

Rodeado de policías y militares, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, anunció este viernes que no renovará el mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un organismo de la ONU que ha impulsado diversas investigaciones anticorrupción en la nación centroamericana, incluida una contra el propio mandatario.

En una conferencia de prensa, Morales justificó la decisión como un “paso hacia delante en el fortalecimiento” de las instituciones “para garantizar la continuidad de la lucha contra la corrupción, la violencia y el delito”. Además, aseguró haber notificado su decisión a la ONU para iniciar la transferencia de las capacidades de la Cicig, cuyo mandato acaba en septiembre de 2019, a las instituciones guatemaltecas.



“La Cicig ha permanecido en el país por más de 10 años, considerándose que a la fecha el mismo ha sido suficiente para que dicha comisión haya logrado el cumplimiento de los objetivos fundamentales del acuerdo”, afirmó el presidente.

El anuncio se produjo después de que en la capital guatemalteca se viera un despliegue inusual de vehículos militares en los alrededores a la sede de la Cicig. Por eso, la medida fue vista por un sector del país como un acto de intimidación en un momento en que el presidente enfrenta un tercer pedido de retiro de inmunidad, solicitado por la Cicig y la Fiscalía, para poder ser investigado por supuestos delitos electorales.

La comisión dio a conocer un video de una cámara de seguridad del organismo en el que se ve una docena de vehículos militares estacionarse fuera de sus instalaciones. El vocero de la Cicig, Matías Ponce, dijo que las unidades estuvieron ahí por unos minutos y luego regresaron, pero no se detuvieron frente a su edificio.

De cualquier forma, el procurador de los Derechos Humanos, Jordan Rodas, calificó lo sucedido como una “presencia descomunal intimidatoria”.

La decisión anunciada este viernes por Morales implica que todos los funcionarios internacionales de la Cicig, incluido su jefe, el abogado colombiano Iván Velásquez, dejaron de tener visa para permanecer en el país.

“Agoté todos los procesos diplomáticos y actué siempre de buena fe, pero no hemos visto esa buena fe por parte de las Naciones Unidas”, dijo el mandatario al justificar su decisión. Sin embargo, esta no es la primera vez que Morales se enfrenta a la misión, que se estableció en el país en 2007.

Un largo enfrentamiento

Hace un año, Morales declaró ciudadano “no grato” al titular de la comisión, Iván Velásquez, y le ordenó abandonar de manera inmediata el país. Sin embargo, la Corte de Constitucionalidad lo protegió con un amparo y la orden presidencial quedó sin efecto.

Aquella decisión de Morales se produjo dos días después de que esa misión de la ONU y el Ministerio Público (MP) solicitaran ante la Corte Suprema de Justicia que se le levante la inmunidad al mandatario para que sea investigado por el delito de financiación electoral ilícita.



Actualmente, el presidente enfrenta un tercer pedido de retiro de inmunidad para poder ser investigado por un supuesto financiamiento electoral ilícito en 2015, en las elecciones en las que Morales llegó al poder.

Esta semana, el Congreso guatemalteco integró una comisión investigadora de cinco diputados que analizará la solicitud de retiro de inmunidad del presidente. Los congresistas deberán analizar la documentación reunida por la Fiscalía y la Cicig y elaborar un informe que será analizado ante el pleno. Para que el mandatario pierda la inmunidad se quieren 105 votos de los 158 diputados.

“Creo que hay un conflicto de interés y un intento del presidente Morales de proteger sus propios intereses frente a las investigaciones en curso”, dijo Adriana Beltrán, directora de seguridad ciudadana de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés), informó la agencia AP.

Beltrán dijo que la Cicig y Velásquez han avanzado en el fortalecimiento del estado de derecho en Guatemala “a pesar de los ataques constantes para intentar de minar su trabajo”.