Asheville, una de las peores ciudades para choques, busca soluciones

Comparte con tus amigos...

ASHEVILLE – Durante cuatro años consecutivos, esta ciudad conocida por un ambiente relajado y de ritmo más lento ha ocupado un lugar dudoso en lo que respecta a la seguridad del tráfico, clasificándose entre las ciudades menos seguras para conductores, peatones y ciclistas de Carolina del Norte.

Con ese peligro en la carretera en mente, los líderes de la ciudad ahora buscan formar un grupo de trabajo centrado en reducir los aproximadamente 5,000 choques anuales que han llevado a más de 10 muertes por año en promedio, según las cifras analizadas por el estado hasta 2016.

La propuesta Vision Ashero Taskforce de Asheville también abordaría el factor de complicación de la carrera en la seguridad del tráfico, dijo Jessica Morriss, la nueva directora asistente de transporte de la ciudad.

La minoría y los residentes pobres son los más afectados por los choques, según datos nacionales, dijo Morriss. Y el aumento de la aplicación de la ley puede plantear problemas de perfiles raciales.

“Un grupo de trabajo estaría analizando no solo las ubicaciones donde ocurren los choques, sino también los factores que contribuyen. Usted está tratando de tener un enfoque basado en datos”, dijo.

El Concejo Municipal está programado para votar el 9 de octubre sobre una resolución para comenzar a organizar un “Grupo de trabajo de Visión Cero basado en la equidad”, según un borrador de agenda publicado el martes.

Asheville peor, casi peor

Los números del Departamento de Transporte de Carolina del Norte y la División de Vehículos Motorizados muestran una imagen sombría para la seguridad del tráfico en Asheville.

Desde 2013 hasta 2015, la ciudad ocupó el primer lugar en choques basados ​​en un sistema estatal que utiliza choques informados, la severidad del choque y las tasas de choques según la población.

El último ranking viene en el informe de Datos de Accidentes de Tráfico de Carolina del Norte 2016 y pone a Asheville detrás de Greenville.



Tercero en 2016 fue otra ciudad del oeste de Carolina del Norte, Hendersonville. El cuarto peor fue Wilmington, seguido de Charlotte en el quinto.

De 2014 a 2016, Asheville tuvo 16.701 accidentes y 37 muertes, dice el informe. El tres por ciento de los choques fueron relacionados con el alcohol.

En Greenville, 2,55 por ciento de los choques involucraron alcohol. Ese número fue de 2.13 por ciento en Hendersonville y 3.55 por ciento en Wilmington. Los choques relacionados con el alcohol en Charlotte fueron del 3.1 por ciento.

Al destacar 2016, Asheville tuvo 5,380 choques con 11 muertes y 1,488 lesiones. Ese año, 149, o 2,77 por ciento, estaban relacionados con el alcohol, lo que provocó tres muertes y 86 lesiones.

Treinta, o el 0.6 por ciento, de los más de 5,000 choques involucraron a peatones. Dos muertes resultaron de esos accidentes con 20 heridos.

Dieciséis, o el 0.3 por ciento de los accidentes en 2016 involucraron a ciclistas con 15 heridos y ninguna muerte.

Los números para 2017 se esperan para este otoño, dijo el ingeniero de sistemas de seguridad del tráfico de DOT, Shawn Troy. Una muerte más reciente que no se incluirá sucedió el domingo por la mañana cuando el peatón Bradley Christopher Barnes fue golpeado y muerto tratando de cruzar la calle en la intersección de las calles South Charlotte y Max.

Visión cero: cambios “a nivel de sistema”

Desarrollado en Suecia, el enfoque de Visión Cero ve el error humano como inevitable, pero las muertes y las lesiones se pueden prevenir, dijo el director asistente de transporte, Morris, en un informe del 27 de agosto presentado al comité de seguridad pública, un grupo de tres miembros compuesto por miembros electos del consejo.

La velocidad es reconocida como un factor fundamental en la gravedad de los accidentes, dijo. Y las soluciones deben hacer que los sistemas de transporte “perdonen” y se centren en los cambios a nivel del sistema sobre “influir en el comportamiento individual”

Eso significa que, en lugar de depender solo de la policía para hacer cumplir las normas de tránsito, una ciudad también podría recurrir a la educación pública y, posiblemente, a medidas de control de tráfico, tales como montículos de velocidad o señales de alto.

“No significa que vayas a hacer frente a la velocidad de una manera en particular”, dijo Morriss.

Carrera y trafico

A nivel nacional, las cifras muestran un efecto dispar cuando se trata de choques.

“Los grupos minoritarios y con dificultades económicas soportan una carga desproporcionada de la violencia del tráfico”, escribió Morriss.

A nivel local, los números no se han examinado para ver si Asheville se ajusta a ese patrón, dijo, aunque eso sería parte del trabajo del grupo de trabajo.



Mientras tanto, la aplicación de la ley puede traer desafíos, con mayores preocupaciones a nivel nacional y local sobre el perfil racial.

Los números anuales de paradas de tráfico del Departamento de Policía de Asheville presentados al estado han mostrado una cantidad desproporcionada de automovilistas negros detenidos y una mayor tasa de búsqueda después de las detenciones de afroamericanos. Eso es a pesar de que el contrabando se encuentra en personas blancas con la misma frecuencia o incluso con mayor frecuencia.

En mayo, el consejo respondió a las preocupaciones sobre esos números y otras tensiones por un incidente policial con un peatón negro al imponer límites a los poderes de búsqueda de la policía.

El grupo de trabajo dejaría en claro que cualquier nuevo programa de seguridad del tráfico no daría lugar a la elaboración de perfiles, dijo Morriss.

Los miembros del grupo de trabajo podrían provenir de grupos como la Comisión de Transporte Multimodal de la ciudad, el Comité Asesor de Vecindarios, la Comisión de Relaciones Humanas; el Comité Asesor de Ciudadanos / Policía, el Comité de Tránsito, el Comité de Greenway y el Comité Asesor de Iniciativas para Personas sin Hogar, así como organizaciones sin fines de lucro como Just Economics, Asheville On Bikes, Pisgah Legal and Disability Partners. También podrían estar representados los sectores escolar, sanitario y empresarial.